was successfully added to your cart.

Carrito

Cómo los ascensores transformaron el paisaje social de Nueva York

By 13 febrero, 2020Información General

Stephen Lynch

Puso el “Upper”* en el lado este de Manhattan (Upper East Side). Impidió que la Quinta Avenida se convirtiera en Wall Street. Hizo de “ático” la palabra más importante en el sector inmobiliario. El ascensor hizo más que hacer de Nueva York la ciudad de los rascacielos, cambió la forma en que vivimos, como explica el editor del periódico alemán Andreas Bernard en “Elevado”.

 

“El ascensor desempeñó un papel en la profunda reorganización del edificio”, escribe. Eso significa un cambio de casas y negocios unifamiliares a departamentos y edificios de oficinas. “Repentinamente . . . era posible encontrar extraños en casi cualquier lugar”.

 

El ascensor, en otras palabras, nos hizo más sociales, incluso si esa interacción social a menudo significara pequeños murmullos mirando a las puertas. También reforzó una jerarquía social; mientras montábamos los mismos ascensores, los que subieron más alto vivieron por encima de la refriega. Elisha Graves Otis, que perfeccionó el ascensor en Yonkers, ayudó a introducir terrazas y oficinas en las esquinas, departamentos de gran altura y discotecas en la azotea.

 

Entonces, ¿cómo sería Nueva York sin ascensores? Además de ser mucho más escasa, Bernard ofrece tres cosas que cambiaron gracias a la innovación de Otis.

 

Inventaron la vida en altura

Antes del ascensor, los edificios en Nueva York básicamente se limitaban a seis pisos porque la gente no caminaba más alto. Incluso cuando el elevador elevó el techo a 12 pisos, los desarrolladores enfrentaron una amenaza mayor que la tecnología: el esnobismo.
Los pisos superiores eran vistos como cuartos de servicio o apartamentos para pobres, en el ático. Bernard cita el “Hotel Savoy” de Joseph Roth, cuyo personaje principal se queda en los pisos superiores, que nadie deseaba. “Los que vivían en las alturas estaban en las profundidades, enterrados en tumbas aireadas, y las tumbas estaban en capas sobre las cómodas habitaciones de los huéspedes bien alimentados, sentados debajo, despreocupados por los endebles ataúdes de arriba”.

 

Incluso después de que los edificios con ascensores comenzaron a aparecer en Nueva York, tomó años convencer a los inquilinos de vivir en los tramos superiores. En el primer edificio comercial con ascensor, la sede de Equitable Life, la compañía de seguros tomó las oficinas inferiores, mientras que el octavo piso tenía el departamento del conserje.

 

Lifted: Una historia cultural del ascensor, por Andreas Bernard
(New York University Press).
Juego de palabras que alude al Upper East Side de Manhattan, una zona distinguida al este de la ciudad con edificios muy altos (el ascensor hizo posible construir esos edificios altos – upper significa lo más alto).

 

Incluso en 1884, cuando el Dakota abrió en el Upper West Side (el primer edificio de departamentos destinado a los ricos), se asumió que estos preferirían vivir más cerca del suelo.

 

Bernard cita a la historiadora Elizabeth Hawes, quien dice en los planes originales para el Dakota, “los apartamentos más grandes [estaban] en los dos pisos inferiores. . . porque los ascensores seguían siendo una novedad y no del todo confiables. . . . [El arquitecto también] razonó que la vida en el piso inferior parecería más familiar para los neoyorquinos que estaban acostumbrados a vivir en casas de la ciudad. Los pisos octavo y noveno debían ser utilizados exclusivamente como salas de lavandería, cuartos de servicio y almacenamiento”.
La idea de la vida cerca del cielo no prendió hasta la década de 1920. El desarrollador Emery Roth planeó departamentos en el último piso con terrazas; el biógrafo de Roth, Bernard, sostiene que Roth fue la persona que introdujo la palabra “penthouse” (ático o buhardilla).

 

La Torre Ritz, de Roth, en el 465 de Park Ave., es el edificio que Hawes atribuye al enamoramiento de Nueva York con la altura. Construido en 1925, “fue el que inició una nueva actitud hacia una ciudad aérea y un hogar aéreo.
“Buhardillas y departamentos con terrazas se pusieron de moda y proliferaron”, escribe. “Los inquilinos interesados por el estilo organizaron fiestas en terrazas y jardines plantados en el aire”.

 

Hicieron que las mansiones se extinguieran

 

Cuando Nueva York se mudó de casas individuales a edificios de departamentos compartidos, hubo angustia entre los ricos. ¿Cómo deberían interactuar con la plebe?

 

Cuando el primer edificio de departamentos se construyó en 1869, señala Bernard, ya estaba equipado con una escalera de servicio trasera para mantener alejados a los plebeyos.

 

Sin embargo, no solo los ricos estaban preocupados. Bernard destaca un artículo de 1907, “The Radical Evil of Life in Apartment-Houses” (El mal radical de la vida en departamentos-casas) de American Architect and Building News. Al mezclar clases, advirtió la revista, los menos ricos intentarán mantenerse a tono con los Jones, con mucho esfuerzo. “Al no querer quedar eclipsados, también intentarán hacer un derroche y sacrificarán los derechos de sus hijos a una lujosa mecedora, un piano o un vestido demasiado caro”.

 

¿Cuál fue el resultado final? “Eso significa deuda, tarde o temprano, y la deuda con demasiada frecuencia significa bebida”.

Para evitar esta calamidad, los apartamentos de lujo se separaron mediante los ascensores. El Dakota fue el primero en tener ascensores de servicio para entregas, mientras que muchos de los ascensores de pasajeros condujeron a las entradas de sólo uno o dos apartamentos, evitando la interacción innecesaria.
Una de las transformaciones de vecindario más grandiosas de Nueva York se basó en esta búsqueda de privacidad.
El Upper East Side estuvo dominado alguna vez por mansiones individuales. Pero alrededor de 1920, los desarrolladores codiciaron esa tierra para apartamentos.

 

“Las esposas divorciadas de grandes industriales como William K. Vanderbilt II o Edward Hutton aceptaron la demolición de sus mansiones sólo con la condición de que no afectara la exclusividad del acceso a sus nuevos departamentos en el piso superior”, escribe Bernard. Cita un artículo periodístico de 1926 que dice que una casa, en la esquina de la Quinta Avenida y la calle 92, fue demolida y luego reconstruida, en el piso 12 de un edificio de departamentos que la reemplazó.

 

Barbara Woolworth Hutton tenía una mansión de 54 habitaciones a la que renunció por un departamento enorme. Pero sólo después, escribe Hawes, “cortaron un pórtico privado en el costado del edificio, que daba entrada a un ascensor privado que ascendía directamente a una suite de tres pisos que constituía la corona [del edificio]”.
Si bien quedan algunas mansiones en Manhattan, el ascensor, y en particular el ascensor privado, convirtió a los castillos en el cielo en el nuevo símbolo de estatus.

 

 

Mantuvieron el distrito financiero “más bajo”

 

Para la década de 1860, escribe Bernard, el distrito financiero de Nueva York estaba tan lleno que los planificadores de la ciudad consideraron brevemente mudarlo a la zona alta. Cuando las compañías tuvieron éxito, crecieron hacia los costados, no hacia arriba.

 

Eso cambió en 1870, cuando la Equitable Life Assurance Society, la compañía de seguros más grande de Estados Unidos, construyó su sede en 120 Broadway.

 

El CEO de Equitable, Henry B. Hyde, optó por un edificio de ocho pisos con dos ascensores, a un costo de u$s 30.000, escribe Bernard, “quizás sobre la base de su temprana amistad con Elisha Otis”.

 

El propio Hyde supervisó el alquiler de los pisos superiores. Fue una venta difícil, pero eso finalmente cambió. En 1897, el alquiler del espacio en la planta baja era de $ 8 dólares por pie cuadrado y $ 3 dólares por el piso superior, dice Bernard. En una década, esos números se invirtieron.

 

El edificio Haughwout en 1950, ubicado en 490 Broadway, fue la primera propiedad comercial en tener un elevador de pasajeros. El arquitecto George B. Post, que era asesor técnico en Equitable Building, alquiló oficinas en el último piso y pronto pudo subarrendar por una renta más alta de la que pagó originalmente.

 

Fueron los abogados, dice Bernard, quienes primero apreciaron los niveles superiores, que, según la historia de Equitable, “estaban llenos de luz y libres de polvo y muy por encima del ruido de la calle”.

 

Muy pronto, la oficina del último piso de la esquina se convirtió en el símbolo de estatus del CEO, y el distrito financiero comenzó a construirse, resolviendo el problema espacial de Wall Street y creando una nueva carrera para ser el mejor perro.

Historia del ascensor en Nueva York

 

1854 – Elisha Graves Otis, quien fundó la E.G. Otis Elevator Company en Yonkers, demostró su invención en el Crystal Palace en la calle 42. Otis realmente no inventó el ascensor; inventó un mecanismo de seguridad que evitó que se estrellara contra el suelo. A pesar del mito popular, la demostración de Otis apenas fue mencionada en la prensa en ese momento, dice Bernard.

1857 – El emporio de moda de Eder V. Haughwout instala el primer ascensor de pasajeros en la ciudad. El edificio (que sigue en pie hoy en 488-492 Broadway) tenía sólo cinco pisos y no necesitaba uno, pero Haughwout pensó que la novedad atraería a más clientes. Él estaba equivocado. Tres años después, fue retirado porque el público se negó a aceptarlo.

 

1870 – El edificio Equitable Life Assurance de ocho pisos en 120 Broadway es el primer edificio de oficinas en instalar ascensores de pasajeros. En las siguientes dos décadas, tener una oficina en un piso superior (particularmente una oficina de la esquina) se convierte en un signo de estatus.

1875 – El elevador hace posible construir hasta 11 pisos, escribe Bernard, y se construyen varios “edificios de elevadores” a esta altura. No es sino hasta la década de 1880, con la introducción de la construcción con armazón de acero, que los edificios llegan más alto.

 

1884 – The Dakota, en 72nd y Central Park West, es el primer edificio en tener ascensores de servicio para mantener el “riffraff” (gente de bajo nivel social) alejado de los residentes adinerados.

Edificio Woolworth en 1917.

 

Los desarrolladores trataron de convencer a los ricos para que se alejaran de las mansiones privadas en favor de las mansiones en el cielo con la promesa de ascensores privados.

1913 – Las mejoras en la construcción con estructura de acero y la velocidad y seguridad del ascensor conducen a la construcción del Edificio Woolworth de 55 pisos en 233 Broadway, considerado el primer rascacielos del mundo.
1922-23 – El desarrollador Emery Roth construye edificios gemelos de 15 pisos, Myron Arms y Jerome Palace, en Broadway y 82. Diseñó departamentos en el último piso con terrazas en todos los lados, introduciendo así la palabra “ático” en el léxico inmobiliario. Las mansiones en el Upper East Side se van derribando cada vez más en favor de los rascacielos de lujo.

Fuente: nypost.com. Fotos: Getty Images