was successfully added to your cart.

Carrito

PLP: La línea de empalmes mecánicos preformados

By 8 octubre, 2019Información General

PLP, las siglas en inglés de Preformed Line Products, es una empresa multinacional de origen estadounidense con filiales en todo el mundo y en cada continente, que fue fundada en 1947, en Ohio, por el Ing. Thomas Peterson. Es una empresa metalúrgica que se dedica a la fabricación y venta de accesorios helicoidales preformados utilizados en tendidos aéreos de Energía y Telecomunicaciones, sujeción de Torres y adicionalmente en otros mercados. En Latinoamérica, PLP, cuenta con subsidiarias en Brasil, Argentina, y desde hace poco tiempo una más en Colombia. El Ing. Hernán Sartor es el director general de la filial de Argentina y fue quién proyectó la planta que se inauguró en 2012 y que se encuentra en el Parque Industrial del Oeste.

 

Izq. a der.: Los Ings. Hernán Sartor y Eduardo Camps y al fondo el isologo de la delegación argentina de PLP

Historia de un genial invento

Dos años después del final de la segunda guerra mundial, Estados Unidos experimentó un crecimiento explosivo a medida que los consumidores buscaban satisfacer la demanda acumulada de bienes y servicios. Parte de ese crecimiento resultó en millones de millas de nuevas líneas eléctricas instaladas en todo el país.

 

En esa época, el ingeniero Thomas Peterson, estaba trabajando en un nuevo concepto para la industria. Su idea era darle forma helicoidal a varillas de aluminio para que puedan ser colocadas sobre los cables de energía para que actúen de protección en los puntos de instalación de accesorios para unir el cable al poste o torre. La idea era que las varillas preformadas helicoidalmente cuando se aplicaran sobre el conductor podrían proporcionar un ajuste seguro sin abrazaderas finales para “blindar” y proteger al conductor de la abrasión y la fatiga.

 

Así nació el primer producto “preformado” que tuvo un éxito inmediato ya que extendió enormemente la vida útil de los cables de energía. Luego se encontraron nuevas aplicaciones relacionadas con los tendidos aéreos: Retención, Suspensión y empalmes mecánicos. Su increíble capacidad mecánica hizo que su uso se extendiera a sujeciones de torres arriostradas. Fue tal el éxito de este producto en los tendidos de energía que rápidamente comenzó a ser utilizado en tendidos de Telecomunicaciones así como también en diversas industrias.

 

En los últimos 70 años Preformed Line Products ha tenido un crecimiento global sostenido con 22 fábricas distribuidas en los siguientes países: Argentina, Australia, Austria, Brasil, Canadá, China, Colombia, República Checa, Inglaterra, Francia, Indonesia, Malasia, México, Nueva Zelanda, Polonia, Rusia, Sud Africa, España y Tailandia. En Argentina, donde PLP tiene una de sus filiales nos entrevistamos con el Director General, Ing. Hernán Sartor, en la planta de la Compañía y el Ing. Eduardo Camps:

 

R. del A.: – ¿Cómo surge PLP?

 

Ing. Sartor: – PLP fue fundada en 1947. Tiene 22 fábricas en los 5 continentes, 4 en Estados Unidos y 18 en el exterior, y casi 3.000 empleados. Cotiza en NASDAQ, la Bolsa de Nueva York, con más de 3800 compañías y corporaciones y la que más transacciones por hora hace en el mundo. A medida que crecieron las necesidades de la industria de servicios públicos, Preformed Line Products estuvo allí. Los espaciadores, amortiguadores, empalmadores, bridas y protectores de forma helicoidal se desarrollaron y produjeron a partir de varios materiales y en una variedad de tamaños. Una piedra angular del éxito de PLP ha sido la capacidad de anticipar las necesidades del cliente y resolver esas necesidades de manera rápida y efectiva.

 

Para servir mejor a sus clientes, la compañía desarrolló su propio Centro de Investigación e Ingeniería. Los técnicos e ingenieros podrían, internamente, simular una amplia gama de condiciones externas que enfrentan sus productos para garantizar la calidad, durabilidad y rendimiento. Los clientes valoraban PLP no sólo como un proveedor eficiente, sino también como un solucionador de problemas y socio efectivo.

 

El crecimiento doméstico fue acompañado por el crecimiento en el extranjero. Durante la década de 1960, la compañía fabricaba productos en Canadá, Inglaterra, Alemania e India, y Australia, que obtuvo la licencia en 1962. En 1964, Preformed Line Products recibió el Premio Presidencial “E” por “contribuciones significativas al programa de expansión de exportaciones de los Estados Unidos”.

 

En 1974, abrió su nueva sede mundial en Mayfield Village, Ohio, donde permanece hasta hoy.
Por su política de expansión, PLP ha adquirido incontables empresas entre las que se puede citar a DPW Solar en Nuevo México, EE.UU; Dulmision en Malasia; Electropar en Nueva Zelandia; INNEOS en Francia; Hellix en Canadá y la última fue en febrero de 2019, la empresa austríaca Subcom, que fabrica conectores para subestaciones de alta tensión.

En la actualidad, Robert Rulman, nieto del ingeniero Peterson, es el CEO del conglomerado PLP.

En Sudamérica tienen tres fábricas: Colombia, Brasil y Argentina. Brasil es la más antigua, fue instalada en el año ‘67, ya tiene 52 años y cuenta con 300 empleados; en Argentina trabajan 50 personas. Colombia comenzó hace dos años y tiene 15 empleados.

 

R. del Ascensor: -¿Ud ingeniero fue quién instaló esta planta?.

 

Ing. Sartor: – Sí, tuve la responsabilidad de replicar la tecnología y conocimiento de PLP en Argentina y con mi equipo de trabajo puedo decir orgullosamente que hemos logrado con creces este objetivo. Tenemos 5 líneas de producción y fabricamos más de 100.000 preformados por mes para los mercados de Energia, Telecomunicaciones, Solar y otras industrias. Entre nuestros clientes están Telefónica, Telecom, Claro, Transener, Edenor, Edesur por nombrar sólo algunos.

 

R. del Ascensor: – A pesar de su antigüedad en el mercado, el empalme preformado no es un producto conocido.

 

Ing. Sartor: – Tal vez tenga que ver con que, a la vista, no es un producto llamativo o bonito, no llama la atención; el segundo prejuicio, y una ventaja del producto, es que no requiere herramientas para instalarse, se instala con las manos (de hecho la reportera lo hizo con bastante facilidad por ser la primera vez). Además PLP es una empresa muy técnica, no muy marketinera. Justamente por eso el Ing. Eduardo Camps se unió a la empresa en 2018 para darlo a conocer y promocionar su uso con foco en los mercados donde no teníamos presencia como por ejemplo el mercado de los Ascensores. Esto se vende viéndolo funcionar en vivo o por videos. En realidad lo que se usa mucho en la Argentina, lo que yo llamo el principal competidor, son todo los que son sustitutos, por ejemplo, los morsetos. Para agarrar una rienda forrada de acero hay que darle muchas vueltas y agarrarla con el morseto que lleva bulones.

 

Mucho más simple, rápido, económico e infalible es nuestro preformado que es lo más resistente que existe, con un aval de 70 años en el mercado! Durante la entrevista en la planta que PLP tiene en Moreno observamos un video de los diferentes usos del empalme preformado. Se ve como los operarios instalan un preformado en forma de U, y lo van envolviendo alrededor de una barra de acero con mucha facilidad. La U, tiene un diámetro apenas menor que la barra para agarrarse con precisión. A continuación se hace una prueba demostrativa de lo que aguanta el preformado cuando alguien tira de una barra. Asombrosamente la barra se rompe a los 7000 kg. de peso pero el preformado sigue entero y ni se ha movido. “A Transener le hemos vendido el preformado para fuerzas de 30.000 kg. Es un productazo, uno de los mayores inventos del hombre en el siglo XX y, dentro de los inventos, el más desconocido”.

 

R. del Ascensor: – ¿Qué fabrican acá?

 

Ing. Sartor: – Nuestro mercado natural es el tendido aéreo o riendas para las torres. Los cables aéreos tienen una parte mecánica de acero interior que le permite que se sustente y una parte funcional de aluminio que es lo que transmite la energía. De las centrales salen cables que llevan 500 mil voltios que hay que empalmar y que, evidentemente no se tienen que soltar, es un proceso complejo. El proceso consiste en sacar el aluminio, dejar el acero y unirlo con este preformado helicoidal, que también se utiliza para retener torres porque tiene una performance extraordinaria que resiste 45 toneladas. Una de las virtudes que tiene este invento es que no concentra el esfuerzo, si no que lo va distribuyendo. Ahora justamente con la fibra óptica que está muy en boga se usa mucho, ya que es el único cable que no se puede presionar porque transmite luz. Este invento data de hace 70 años y algunos creen que se inventó para la fibra óptica.

 

El Ingeniero Hernán Sartor explicando por medio de un video los procesos de aplicación del empalme mecánico.

El Ingeniero Eduardo Camps, nexo entre PLP y el sector del Transporte Vertical Argentino.

Las locaciones de las plantas de PLP en los 5 continentes.

 

La aplicación para ascensores

 

R. del Ascensor: – ¿Es nueva la aplicación del empalme mecánico en ascensores?

 

Ing. Sartor: – No, en Estados Unidos lo usan hace muchos años. Lo bueno del preformado es que empalma el cable viejo con el nuevo y mantiene la curvatura en la polea, por su elasticidad. En 2017 vino al país por segunda vez el CEO de la compañía, Mr. Rulman y me dijo “fíjate en el mercado de ascensores, en Estados Unidos nos va muy bien con eso”. La idea es ir a esos mercados donde PLP tiene potencial pero no tenemos presencia. Lo natural para nosotros siempre fue lo aéreo y la energía con todas sus variantes: generación, transmisión, distribución, les vendemos a todos: Telefónica, Telecom, Claro, Transener como dije antes y muchísimos más.

 

La parte no natural se denominan industrias especiales entre las cuales está el ascensor, el alambrado de campos y la construcción. Es el mejor sistema de retención, por lejos.

 

PRIMER CAMBIO DE CABLES EN LATINOAMERICA UTILIZANDO PLP

Revista del Ascensor: – ¿Ya hay empresas que lo están utilizando para el cambio de cables?

 

Ing. Sartor: – Recién hemos empezado a difundirlo en el mercado argentino. La empresa produjo un video 3D donde podemos observar un cambio de cables utilizando el empalme mecánico preformado. Y es lo que estamos enviándole a las empresas por whatsapp para que observen cómo funciona. Se observa cómo el empalme se mimetiza con el cable, es elegante y flexible. Este cambio de cables se realizó hace un tiempo en la Basílica de Nuestra Señora del Socorro, ubicada en la zona de Retiro. Es el primer cambio de cables realizado en Latinoamérica donde se utilizó el empalme preformado de PLP. El operario es de PLP, y fue a dar una capacitación al lugar.

 

Uso natural del empalme en redes aéreas donde sólo con el preformado y sin otros agregados como tornillos o grapas alcanza para soportar hasta 40.000 kg

Prueba demostrativa de lo que aguanta el preformado cuando alguien tira de una barra.
Asombrosamente la barra se rompe a los 7000 kg.

Un sector de la amplia planta fabril en Moreno

Preformados para distintos usos. El que se utiliza para cambio de cables de ascensor tiene un diámetro de media pulgada.

La magia helicoidal

 

Si alguna vez alguien intentó sacar una enredadera, se habrá dado cuenta que es imposible, sólo cortándola se logra. Cuenta la leyenda que el Ing. Peterson se inspiró en la observación de la naturaleza. La que suscribe da fe que después de colocar un empalme para aprender su colocación y observar su funcionamiento, fue imposible volver a moverlo y ni hablar de quitarlo, como sucede con una enredadera.

 

R. del Ascensor: – Llama la atención que algo tan práctico y tan útil, además de económico no esté ya siendo utilizado por las empresas conservadoras.

 

Ing. Camps: – Nosotros lo hemos tomado como algo de mediano y largo plazo. Los catálogos nuestros no son sencillos, así que optamos por la demostración personalizada. Nuestra idea es invitar a la gente de la industria a nuestra planta para que se sorprendan con la performance de este producto singular.

 

EN LA FÁBRICA

 

Vemos los preformados para la fibra óptica, las riendas para cables de distribución eléctrica; pasamos luego al sector de empalmes para el campo que son sumamente prácticos para utilizar cuando se rompe el alambre. La planta tiene su laboratorio, donde se ensayan todos los insumos y luego los productos terminados. En este momento se encuentran abocados a la preparación de un ensayo que se realizará el día siguiente de nuestra visita. Se trata de un banco de prueba que tira hasta 70 toneladas de máxima tensión. En este lugar empresas como Transener o Telecom ensayan sus cables y aquí los supervisan los inspectores de dichas empresas. Cerca se encuentran los sectores de stock y de despacho.

 

El insumo es el alambre de acero o de aluminio. Lo que hace la primera máquina, que se llama formadora, es tomar ese alambre e introducirlo en su interior donde tiene un canal helicoidal que fuerza el alambre y le da su forma, luego lo corta y le lija las puntas.

 

El preformado es un manojo de cables que se pegan en un horno. Una vez secos, se les coloca un abrasivo que permite un mejor agarre. El preformado que se aplica al cambio de cables para ascensor, es el de media pulgada. Es un producto al que se le están haciendo mejoras continuas. Y que pronto se certificará en el INTI.

 

Empalme mecánico de acero

Se coloca con la mano y es imposible sacarlo.
La forma helicoidal fue tomada de las enredaderas por el Ing. Peterson, gran observador de la naturaleza.

Después de recorrer la fábrica acompañados por el Ing. Sartor y el Ing. Camps -a cargo de la difusión y marketing para los destinos que la empresa califica como industrias especiales (ascensor, campo)- entendimos el objetivo y la nobleza del producto. Un producto probado que tiene más de 70 años y se utiliza en condiciones que requieren altísima performance y confiabilidad como son los empalmes para cables de alta tensión, de 500 kv, o para sostener riendas de 40 toneladas o más, que utilizan el mismo producto adaptado a su escala, que se ofrece para cambiar los cables de ascensor. Es hiper seguro y brinda una enorme prestación a un precio bajísimo que sólo incluye la materia prima, y nada de toda la ingeniería que acumula en su haber. Además es simple, minimalista, de enorme sencillez que no requiere herramientas, sólo las manos, es flexible y su instalación es muy rápida y sencilla.