El Grupo Wittur y su filial en Argentina cumplen 50 años

By 14 diciembre, 2018Información General

Doble aniversario

“Respetamos a nuestros socios, clientes y a nosotros mismos de igual manera. Creemos firmemente que esto nos hace tener éxito como equipo y como empresa”.
Fernando Lueje

En un curioso devenir histórico, ambas empresas desde su creación, han sido partícipes de varias similitudes o bien llamadas, coincidencias, hasta llegar a consagrarse como líderes de mercado en la fabricación de puertas, ascensores hidráulicos y componentes, tanto en nuestro país como en el resto del mundo.

 

El Origen


Si hablamos de 50 años atrás, nos remontamos al año 1968. En aquel entonces, Nicolás Vrdoljak y Walter González, ambos socios y amigos, inauguran la empresa Purolator, que luego sería Soimet. Al mismo tiempo, el Sr. Horst Wittur, de origen checo, crea la sociedad LMC en Alemania. Ambas sociedades por igual se dedicaron principalmente a la fabricación de productos metalúrgicos. En el año 1977, Wittur se asocia con varios empresarios para crear la primera planta de puertas, denominada Selcom, en Parma, Italia. Por su lado, en Argentina, Nicolás Vrdoljak junto a su socio, habían dado inicio a la fabricación de cabinas para la empresa de ascensores Electra. Fue allí cuando, a través de un miembro de dicha empresa, conocen al Sr. Sorio, fabricante italiano y miembro titular de Selcom, y tras reunirse con él en Italia, ambos socios deciden traer a nuestro país la licencia de fabricación de puertas automáticas
A inicios del año 2001, se produce la venta parcial de Soimet al Grupo Wittur siendo designado, el Ing. Eduardo Canals, Gerente General de la compañía. De esta manera se dio inicio al proceso de transformación de una empresa familiar dedicada a la fabricación de equipos hidráulicos y puertas, a una compañía multinacional encargada de la fabricación de todo tipo de componentes y soluciones de ingeniería para el mercado del ascensor. En 2007, cuando Horst Wittur vende el Grupo a capitales financieros, se produce el 100% de la venta de acciones por parte de Soimet al Grupo Wittur.

Organización actual de la Dirección


A raíz de la partida de Eduardo Canals en 2015, el Ing. Fernando Lueje, Director Comercial de Latinoamérica para aquel entonces, asume en 2016 como Managing Director de Wittur Argentina.
Con el objetivo de ser el primer socio global y estratégico de soluciones ecoeficientes en componentes, módulos y sistemas para la industria del ascensor, Fernando, considera el trabajo en equipo un gran valor. Es por esta razón que las decisiones son analizadas junto a un Directorio Interno conformado por Mario Zorzi Lo Re, Director de Finanzas de Latinoamérica, y por el Ing. Roberto Santiago, Gerente de Operaciones. Dicho Directorio, trabaja de manera coordinada para llevar a cabo y alcanzar la estrategia de la compañía.

Realizada la fusión entre Wittur y Sematic, se conforma una nueva matriz de liderazgo denominada Executive Member Team (EMT) Matrix Organization, conformada por los responsables de cada región. Es aquí cuando, durante el primer semestre del año 2016, el Sr. Giorgio Scarabello, líder regional por Américas, asume la responsabilidad por los países de Argentina, Estados Unidos y Brasil, con el cargo de Managing Director Regional. El Sr. Scarabello, de origen suizo y proveniente de Sematic, trabaja actualmente en Estados Unidos, donde la compañía cuenta con oficinas y un importante almacén, y realiza su fabricación en la maquila de México, la cual pertenecía a Sematic.
A comienzos de 2018, el Grupo Wittur, lleva a cabo un cambio de gestión global con la incorporación del actual CEO, Antoine Doutriaux, con amplia experiencia en la industria automotriz, avanzando de esta forma con la implementación de nuevas metodologías de trabajo.

 

Wittur Argentina


En su oficina ubicada en Sarandí – Avellaneda, Fernando Lueje, nos brinda un amplio enfoque acerca de la situación de la compañía en la Argentina. “A pesar del difícil contexto macroeconómico, nos focalizamos en la búsqueda continua de nuevas tendencias y oportunidades de negocio, tanto en el mercado local como internacional. Actuar con un espíritu global, intercambiando experiencias y buenas prácticas, es lo que nos hace tener éxito como equipo y empresa”, comenta Fernando, tras su reconocida experiencia en la industria.
Durante este año, hubo una disminución de la actividad impulsada básicamente por la incertidumbre en lo referente a los precios y a los costos. “A pesar de la devaluación, la chapa no disminuyó su precio. Siendo que, en la fabricación, tanto la materia prima como los componentes propios del ascensor son los que tienen la mayor incidencia en la fabricación, con una materia prima dolarizada, la situación no es la ideal”, explica Lueje con la calma y el optimismo que lo caracteriza.

 

Mercado local y de exportación


En lo que refiere al mercado local, la puerta continúa siendo el mayor negocio, seguido por los equipos especiales y las soluciones de ascensor completo. “Por definición de nuestra compañía a nivel global, debemos atender principalmente al mercado local, como lo hicimos desde nuestros comienzos, ofreciendo el producto del ascensor completo, la línea del City para lo que es el residencial y la línea Cargo para lo que es montacargas y monta coches. Actualmente, estamos analizando la posibilidad de realizar una inversión tecnológica en lo que hace a nuestras maquinarias para dar inicio a la utilización del láser. En cuanto a nuestra región de Latinoamérica, debido al impacto en los costos internos, nos focalizamos en dar valor agregado a través de la customización, área que nos movemos con facilidad. Contamos con el -know how- español desde hace muchos años, lo que nos permitió trasladar dicho conocimiento a las modernizaciones, equipos especiales y bastidores. Esto complementa a los ascensores de 6 u 8 personas que hacen las multinacionales o los chinos. Dada las limitaciones en lo que respecta a la competencia, nos focalizamos en la exportación de los customizados, los equipos especiales y las soluciones de modernizaciones, tanto para las multinacionales como para independientes. Hoy, fabricamos de forma completa toda la metalmecánica para ascensores de 2m/s y hasta 3m/s en alguna ocasión. En lo que refiere a la electrónica, la misma es provista desde hace varios años por Automac, teniendo un acuerdo con Sicor de Italia, Wittur y Adsur en lo que respecta a las máquinas. El Grupo siempre apostó a la obtención de una familia de máquinas Gearless, las cuales se han vuelto competitivas en el último tiempo y a las que estamos ofreciendo como nuevo componente.

 

Implementación de nuevos métodos de trabajo: QRQC


Ya desde el año 2008, Wittur Argentina comenzó con la modalidad de fabricación de la Industria Automotriz: trabajo en línea; Método 5”S”, técnica de gestión japonesa basada en cinco principios simples con el objetivo de lograr lugares de trabajo mejor organizados, más ordenados y más limpios de forma permanente para lograr una mayor productividad y un mejor entorno laboral; y el Método Kanban, un sistema de información que controla de modo armónico la fabricación de los productos necesarios en la cantidad y tiempo necesarios de cada uno de los procesos que tienen lugar tanto en el interior de la fábrica, como entre distintas empresas. En lo que refiere a los estándares internacionales, nuestra compañía cuenta con la ISO 9901-2015, la ISO 14000 Medio Ambiente y Seguridad; y estamos trabajando actualmente por la certificación de la norma ISO 45001 y la norma VDA6.3 (sistema de gestión de procesos similar a la ISO 9001 para trabajos en procesos). La ISO 9001, es una norma de calidad que abarca un sistema de gestión y que requiere metodologías de trabajo: una de ellas es la metodología QRQC (Quick Response Quality Control – Control de Calidad de Respuesta Rápida) que comenzó su implementación en Wittur hace ya algunos años.

 

El concepto QRQC


QRQC, es un método de mejora continua para el Control de la Calidad que se introdujo en Europa a través de la Industria Automotriz a comienzos de la década del 2000. El Sr. Antoine Doutriaux, CEO del Grupo Wittur, llevo a cabo su implementación como metodología de trabajo. “Para una empresa de origen familiar como la nuestra, significó un gran cambio a nivel cultural de la organización. Wittur Argentina, cuenta con empleados de muchos años, acostumbrados a realizar su trabajo de una forma ya casi, a su manera, estandarizada. QRQC no es algo complejo, pero sí trae con él nuevas formas de trabajo que significó del esfuerzo de cada uno para llevar adelante su implementación en el día a día. Hoy, ya después de un tiempo de su implementación, podemos ver la notable ventaja de dicha metodología, nueva hasta hoy para nuestra fábrica. A través de la detección, comunicación, análisis, decisión y verificación pudimos lograr avances en las áreas de Post Venta, Seguridad, y Operaciones. Por medio de dicho análisis, el QRQC nos ayuda a identificar principalmente la causa raíz de un problema. Es así como todos los días, se debe avanzar con la generación de un formulario de análisis, y luego en un sector de la fábrica designado específicamente para tal fin, se llevan a cabo las reuniones de 1 hora de duración aproximadamente, con los responsables de cada área, donde se analizan los errores reportados y se van descartando en el caso que corresponda. Los datos relevados son utilizados para el registro y obtención de estadísticas, y para ayudar a la realización de la trazabilidad. De esta manera, nos esforzamos por lograr métodos eficientes en todos nuestros procesos, centrados siempre en la satisfacción del cliente”.

 

La fábrica


Haciendo un recorrido por la planta en compañía del Gerente de Operaciones, el Ing. Roberto Santiago, pudimos observar los cambios realizados durante los últimos años. Nuevamente, nos explica el significado de QRQC y el beneficio que dicho método significó para la metodología de los procesos de fabricación. Observamos a lo largo del camino, las mesas rojas con la letra “Q” en ellas, en donde los operarios dejan los formularios correspondientes al problema que desean elevar, junto con la pieza fallada para su estudio y reemplazo en el caso que aplique. El QRQC, se sumó al Sistema de Producción Lean, creado para lograr procesos eficientes en todas las instalaciones de producción de Wittur. Al analizar los procesos de producción y poner en marcha un estricto programa de formación de los empleados, implementamos un proceso de mejora continua centrado en la satisfacción del cliente, permitiendo reducir los tiempo, mejorando la calidad y disminuyendo los costos.

 

Wittur y la certificación de marca


La apertura que se está gestando lentamente en Argentina con respecto a la importación genera, para los fabricantes locales, una cierta adaptación obligatoria para intentar acomodarse a la nueva tecnología. Eso va a suceder, por ejemplo, cuando sean autorizados los MRL que aportan la tecnología Gearless y los beneficios de ahorro energético, menor contaminación ambiental y, por supuesto, confort de marcha.
La Resolución Nº 897 se relaciona con los tiempos en los que vivimos. “Estamos aportando mucho a la R-897. Actualmente ya avanzamos en lo que respecta a la primera etapa de certificación de cada componente de seguridad en el INTI. En Argentina, todos nuestros ascensores, como el de 1m/s, son vendidos con paracaídas instantáneo. Aspiramos a la R-897 porque deseamos elevar la calidad de nuestro producto, pero debe ser algo más que una traba original porque se creó para la seguridad de aquel que utiliza el ascensor. En lo que refiere a la homologación de todos los productos que son importados, considero sin sentido su realización ya que luego al no contar con la certificación de la instalación, cualquier persona puede introducir elementos no certificados. Hoy, de hecho, esto podría estar sucediendo y no hay control alguno. Una vez que exista la certificación de instalación estaríamos hablando de una situación que considero justa. De lo contrario se trata sólo de una barrera en la importación”.
En nuestro caso en particular, nos enfocamos principalmente en el proceso de marca. Es aquí, donde el INTI tiene debe asistir a nuestra fábrica y verificar si realmente la fabricación se está realizando con lo que se certificó con el tipo. En estos casos, es difícil para plantas de producción como la nuestra, ya que, si la fábrica está en el país, se hace rápido y sin mayores costos, pero si se fabrica en otras partes del mundo como en nuestro caso, que importamos para completar aquello que no producimos aquí, nos impacta seriamente en los gastos debiendo enviar al inspector a las plantas que lo requieran. Asimismo, considero que la R-897 es necesaria, pero debe significar el fin de un camino. Hoy, es desparejo”.

Los que hacemos la “Revista del Ascensor”, hemos tenido la oportunidad de participar, durante 23 años, de la vida de lo que en sus inicios fue Soimet y hoy es Wittur Argentina. Sentimos admiración y respeto, por una empresa que, siendo nacional, parecía pertenecer al primer mundo. Ya en sus primeros pasos, con el querido Nicolás Vrdoljak y su socio Walter González a cargo de esta, ya la tecnología de punta estaba presente en la empresa. La limpieza, el orden y la pulcritud se respiraban en la fábrica. A Soimet se incorporó gente buena y capaz, otra virtud de sus dueños en lo que refiere a la elección de sus integrantes, de su familia. En aquella época, durante un almuerzo que compartimos en el Club del Progreso junto a Nicolás, nos comentó que era de necio no querer rodearse de gente que fuera más capaz que uno por temor a ser superado. Esa inteligencia fue la que marcó el crecimiento de la empresa. Entre las personas elegidas por ellos para formar parte de la empresa, se encontraban el Ing. Eduardo Canals, ya no formando más parte de la compañía, y el actual Managing Director, Fernando Lueje, entre otros. 
Fernando sostiene que las cosas dependen de lo que se hace, cómo se hace y quién lo hace. Cada paso que fueron dando sus fundadores y quienes los sucedieron, fue producto de una excelente sociedad y una mejor amistad, donde tanto Nicolás como Walter se estimaban, se respetaban y se complementaban a la perfección, rasgo que se mantiene en la actual Dirección. La mirada comercial de Nicolás, y el trabajo en fábrica de las manos de Walter, los llevó a viajar y conocer a prestigiosos fabricantes en Europa que confiaron en ellos para representar su marca en nuestro país. Fue esto, lo que selló el destino de la futura compra de Soimet por parte de Wittur. Todo lo demás es historia, y también es el presente y el futuro en manos de profesionales hábiles, de gran inteligencia y capacidad de trabajo. Consideramos que el éxito de Wittur, fue logrado por todas las personas que formaron parte de la hoy, gran empresa de origen familiar. 
Brindamos a la salud de Wittur Argentina y del Grupo Wittur.