OTIS premiada por sus ascensores de la Lotte World Tower

By 16 abril, 2018Reportajes

La instalación del ascensor doble cabina en la Torre Lotte World, le valió a Otis Korea Elevator el premio Proyecto del Año 2018 que otorga la revista Elevator World en la categoría “Elevadores, construcción nueva”, por la instalación del ascensor de doble cabina más largo del mundo y también el más veloz hasta el día de hoy. La instalación total incluye 30 ascensores: 11 unidades Skyrise® (que incluyen dos de doble cabina) y 19 elevadores Gen2®, así como 19 escaleras mecánicas en la estructura vertical más alta del país.

 

Ascensores

El ascensor “Sky Shuttle” de doble cabina, una sobre otra, en el mismo pasadizo, recorre 496 metros desde el segundo sótano hasta la plataforma de observación en el deck del piso 121 de la torre. Así, en un mismo viaje, puede transportar 54 pasajeros a la parte superior en un minuto. Vale recordar que Otis instaló el primer elevador de dos pisos del mundo en la ciudad de Nueva York en 1931

 

Los ascensores de dos pisos de la torre no solo viajan más lejos que cualquier otro elevador del mundo, sino también más rápido, a una velocidad de 10 metros por segundo o 600 metros por minuto. Como resultado, en enero de 2017 el edificio fue reconocido por Guinness World Records por tener los ascensores de dos pisos más largos y más rápidos (con la carga más grande) del mundo.

Los pasajeros de las cabinas de dos pisos también disfrutan de una experiencia de viaje única que son las pantallas de señalización OLED de 55 y 60 pulgadas creadas por LG Electronics, colocadas a pedido de Lotte Tower Seoul Sky. Estas pantallas cubren toda la superficie interior del elevador y proporcionan imágenes de la historia pasada y presente de Seúl. Otis proporcionó tecnología de software para sincronizar el contenido digital con los controles del ascensor en el momento preciso.

 

Para soportar la velocidad, el peso y la distancia de desplazamiento del ascensor, Otis usó cables que pesan más de 10 toneladas, así como máquinas de tracción especialmente diseñadas para soportar un peso de 100 toneladas cada una. Para instalar los dos elevadores de pasajeros de doble cabina, así como otros dos ascensores de una sola plataforma para uso en emergencias, Otis necesitaba levantar y colocar cuatro máquinas de tracción (con un peso de máquina de 21,6 T cada una) en la sala de máquinas, en la parte superior del rascacielos.

 

Por lo general, los edificios tienen una parte superior plana, y ésta sigue abierta cuando una máquina de tracción del ascensor es izada y colocada directamente en la sala de máquinas, ya que la construcción aún está incompleta en ese punto. Lotte World Tower fue una historia diferente.

 

La parte superior de este majestuoso rascacielos se asemeja a un capitel dividido en dos, lo cual creó un desafío para la colocación de las máquinas en dicha sala. Unos marcos de acero en la parte superior de la torre ya estaban en su lugar cuando se iban a instalar las máquinas de tracción y era crítico que éstas fueran colocadas en la sala de máquinas sin dañar las dos agujas del capitel en construcción. Además, sin una solución para lograr esta tarea, había riesgo de no poder cumplir con la fecha límite programada.

 

En el pasado, Otis instaló máquinas de tracción de 70 toneladas en la Torre de Comercio del Noreste de Asia en Incheon (el edificio más alto de Corea del Sur en su tiempo) y en el Centro Internacional de Finanzas de Seúl. Ambos edificios también tenían sus salas de máquinas en la parte superior, donde las máquinas de tracción podrían ser colocadas directamente, porque ambos tenían una parte superior plana y abierta. Ningún edificio presentó los desafíos de la Lotte World Tower.

 

El equipo de Otis intercambió ideas con Lotte Engineering & Construction y diseñaron un plan detallado para el movimiento y la instalación de las máquinas.

 

Primero, las máquinas de tracción fueron subidas desde el suelo a un lugar seleccionado en el piso 124°. Una vez dentro, el siguiente paso fue mover las máquinas a su posición correcta en la sala de máquinas de forma segura y precisa. Como el lugar donde se iban a ubicar las mismas estaba de 2 a 5 m arriba del nivel, se movieron lateralmente bogies (un conjunto modular de un chasis con ruedas y ejes) y fueron colocadas al lado del lugar donde era indispensable instalarlas. Luego, utilizando cuatro bloques de cadenas automáticos instalados en el cielorraso de la sala, se elevaron desde el suelo y se colocaron en sus posiciones correctas en la parte superior de las vigas y los agarres para garantizar la precisión de la colocación. Para asegurar que las cuatro máquinas de tracción fueron izadas con seguridad a la cima, Otis repetidamente condujo ensayos en cooperación con Lotte E & C. La práctica se hizo perfecta, ya que no hubo ni un solo incidente de seguridad durante la instalación, que se completó.

 

En los rascacielos, la clave es mantener pareja la instalación del ascensor con la construcción del esqueleto, creciendo juntos hacia arriba. Con esto en mente, Otis trabajó con Lotte E & C para adoptar un enfoque modular, instalando el pasadizo en diferentes segmentos modulares. Otis tenía previamente implementado este método en el Burj Khalifa en Dubai y el Shanghai World Financial Center, en donde ambos edificios proporcionaron valiosas lecciones que ayudaron a asegurar que el proyecto del Lotte World Tower sería exitoso. En este enfoque, una sala de máquinas temporal era instalada a mitad de camino en un largo pasadizo para hacer que el proceso fuera más seguro. El método también permitió realizar trabajo interior de antemano en el ascensor, un elemento crucial para mejorar la eficiencia de todo el proceso de trabajo.

 

Otis usó un enfoque multi-modular de instalación por primera vez en Corea del Sur, en esta oportunidad. Primero, instaló una sala de máquinas temporal después que se completó la construcción del esqueleto, luego se construyó la entrada y las guías hasta el piso inferior, seguido por el resto de los pasos. Esto estaba en línea con la construcción del edificio. Comparado con otros métodos de ensamblado, este enfoque multi-modular redujo el tiempo de instalación de ascensor y de la construcción dos veces y media, asegurando que se cumpliera con los tiempos programados.

 

Es común que los edificios de 100 pisos o más se balanceen con vientos fuertes o un terremoto. Para contrarrestar ese fenómeno, los ascensores de doble cabina de la Lotte World Tower cuentan con un sistema de vanguardia “building sway” (balanceo del edificio) especialmente personalizado con sensores internos para resistir los efectos de balanceo y al mismo tiempo garantizar la máxima seguridad. “Estoy extremadamente orgulloso de todo el equipo de Otis Korea por sus logros en Lotte Tower y honrado de trabajar con Lotte Engineering & Construction en el desarrollo de soluciones técnicas innovadoras en el proyecto”, dijo IS Cho, vicepresidente y director general de Otis Elevator Korea. Este premio es un estimonio de la dedicación, la creatividad y el trabajo en equipo de múltiples organizaciones al proporcionar soluciones de productos tecnológicamente avanzados”. Este año marca la vigésima entrega de los premios anuales “Proyecto del Año” de la Revista Elevator World.

 

Lotte World Tower, la más alta de Corea de Sur

Esta torre es un coloso inmobiliario de 555 metros, más de medio kilómetro sobre el nivel del suelo, lo que la constituye en el edificio más alto de Corea del Sur y uno de los cinco rascacielos más altos del mundo. El edificio, inaugurado en 2017 dispone de 123 plantas, una pileta en el piso 85 y cuenta con el ascensor doble cabina más rápido del mundo, capaz de transportar a los visitantes en menos de un minuto desde la planta baja a su cima.

 

La inmensa torre dispone de inmuebles para uso residencial, oficinas, un hotel de siete estrellas, un cine, un acuario y hasta una sala de conciertos para 2.000 personas.

 

También cuenta con un mirador con capacidad para 900 personas lo cual representa un atractivo turístico para la ciudad. Sus 10 pisos superiores están reservados para actividades de ocio y recreación, y desde allí se pueden apreciar las mejores vistas de Seúl.

 

Sus líneas son modernas pero se inspiran en la porcelana y la caligrafía coreanas. A la vanguardia edilicia y tecnológica, la Lotte Tower cumple con todos los stándares internacionales de sustentabilidad y por ello ha sido acreedora a la certificación LEED de oro.

 

Esa sustentabilidad se logra entre otras cosas por la instalación de paneles solares, turbinas eólicas y otros sistemas de eficiencia energética que la hacen amigable con el medio ambiente.

 

Esta Torre es todo un récord: la más alta de la ciudad, la que cuenta con el ascensor más veloz y de recorrido más largo en el mundo, la que tiene la pileta más grande del mundo ubicada en el piso 85!

El rascacielos se adjudica el quinto puesto del top de edificios más altos del mundo, encabezado por el Burj Khalifa (828 metros, en Dubái) y seguido por la Torre de Shanghái (632 metros), la Makkah Royal Clock Tower (601 metros, en La Meca) y el Ping An Finance Center (599 metros, en China).